الأرجنتين

الجمعية السورية الثقافية

Rivadavia 5581- C.A.B.A.- culturalsiria@gmail.com


: -
  
  
  

 

La curiosidad de Gibran lo llevó hacia la vida cultural de Boston, que le abrió el rico mundo del teatro, la ópera y las galerías de arte. Impulsado por las escenas culturales que lo rodeaban y a través de sus dibujos, Gibran captó la atención de sus maestros de la escuela pública, quienes vieron un futuro artístico para el niño sirio. Ellos se pusieron en contacto con Fred Holland Day, un artista y mecenas quien amplió el mundo cultural de Gibran y lo puso en el camino de la fama artística.

Gibran conoció a Day en 1896, y desde entonces su camino al reconocimiento fue alcanzado a través de la influencia artística no convencional de Day y de los contactos de éste en los círculos artísticos de Boston. Day introdujo a Gibran en la mitología griega, la literatura mundial clásica y contemporánea, y en la fotografía, instigando al inquisitivo sirio a buscar la auto-expresión.

La educación liberal de Day y su exploración artística no convencional influenciaron a Gibran, quien iba a seguir la adopción de Day por lo inusual en busca de la originalidad. Más que trabajar en la educación de Gibran, Day fue un instrumento que sirvió para levantar su autoestima, la cual había sufrido bajo el tratamiento de inmigrante y la pobreza de esos tiempos. Sin sorpresa, Gibran surgió como un alumno aventajado, que devoraba todo lo que aportaba Day. Bajo la tutela de Day, Gibran profirió sus primeras creencias religiosas, cuando declaró “No soy más un católico: soy un pagano”, luego de la lectura de un libro dado por Day.

Durante una de las exhibiciones de arte de Day, Gibran dibujó un boceto de una tal señorita Josephine Peabody, una poetisa y escritora desconocida quien luego se volvería una de sus experiencias amorosas fallidas; más tarde, Gibran le propondría matrimonio y sería rechazado, la primera de una serie de amarguras que sufriría de la mujer que amaba.

Alentando continuamente a Gibran en mejorar sus dibujos y bocetos, Day fue consiguiendo que las imágenes de Gibran fueran impresas como tapas de libros en 1898. Para esa época, Gibran comenzó a desarrollar su propia técnica y estilo, alentado por el entusiasmo y apoyo de Day. Gradualmente Gibran ingresó en los círculos bostonianos y sus talentos artísticos le dieron fama a una edad temprana. Sin embargo, su familia decidió que el éxito temprano podría causarle problemas en el futuro, y con la aprobación de Gibran, el joven artista volvió a Siria para completar su educación y dominar mejor el árabe.

Escuchanos por AM990


Video Destacado

Desarrollo web