الأرجنتين

الجمعية السورية الثقافية

Rivadavia 5581- C.A.B.A.- culturalsiria@gmail.com


: -
  
  
  

Los últimos años de la vida de Gibran y el regreso a casa (1923-1931)

Hacia 1923, Gibran había desarrollado una cercana correspondencia con una escritora siria, May Ziadeh. El contacto había comenzado en 1912, cuando escribió a Gibran contándole cuánto se había conmovido con la historia de Selma Karameh en “Las alas rotas”.

May, una escritora intelectual y una activista de la emancipación femenina, había nacido en Palestina donde recibió una educación clásica en una escuela conventual. En 1908 tuvo que mudarse a Cairo donde su padre abrió un periódico. Como Gibran, May dominaba el inglés, el árabe y el francés, y en 1911 publicó sus poemas bajo el seudónimo de Isis Copia. May encontró “Las alas rotas” demasiado liberal para su gusto, pero el tema de los derechos de la mujer la ocupó el resto de su vida y fue una pasión común entre ella y Gibran. Posteriormente, May se volvió una defensora de los escritos de Gibran y vino a reemplazar el rol de Mary como revisora y confidente en los años por venir. Hacia 1921, Gibran había recibido su retrato e iban a continuar su correspondencia hasta el fin de su vida.

Durante los años veinte, Gibran continuó siendo activo en la arena política, escribiendo extensamente sobre el tema de la cultura y la sociedad, y la necesidad para los países árabes emergentes de aprovechar las cosas positivas de la cultura occidental. Los escritos de Gibran habían permanecido como controversiales en su país de origen, especialmente por sus puntos de vista liberales sobre la iglesia y los clérigos. Como escritor, Gibran apreciaba la controversia, y esto se reflejaba en sus obras. Durante este período, Gibran concentró sus esfuerzos en la escritura en inglés. El reveló a Mary que desaba escibir pequeños libros que pudieran leerse en una silla y llevarse en el bolsillo.

El papel de Mary la carrera de escitor de Gibran estaba menguando gradualmente, pero ella vino a su rescate cuando él hizo algunas malas inversiones. Mary siempre había manejado los asuntos financieros de Gibran, siempre presente para ayudarlo en sus decisiones equivocadas. Sin embargo, Mary estaba a punto de tomar una importante decisión 1923, decidiendo mudarse a la casa de un hacendado del sur, para volverse su esposa en mayo de 1926. Gibran ayudó en todo lo que estuvo a su alcance esta decisión, que nubló ligeramente su relación. Sin embargo, Gibran continuó confiando en Mary, y le contó sobre la segunda y terceras partes de El Profeta que pensaba escribir. La segunda parte sería llamada El Jardín del Profeta y relataría el tiempo que el profeta pasó en el jardín de la isla hablando con sus seguidores. La tercera parte se llamaría La Muerte del Profeta y describiría el retorno del profeta de la isla y cómo es encarcelado, y liberado sólo para ser apedreado a muerte en el mercado. El proyecto de Gibran nunca sería completado, debido al deterioro de su salud y su preocupación por escribir su libro más largo en inglés, “Jesús, El Hijo de Hombre”.

Cuando Mary lentamente salió de su vida, Gibran contrató una nueva asistenta, Henrietta Breckenridge, quien jugó un importante papel luego de su muerte. Ella organizó sus trabajos, lo ayudó a revisar sus escritos y administró su estudio por él. Hacia 1926, Gibran se habí vuelto una conocida figura internacional, algo que era de su gusto. Buscando una exposición más cosmopolita, Gibran comenzó a colaborar en 1926 con artículos para el periódico El Nuevo Oriente, el cual tenía un enfoque internacional que alentaba al encuentro entre Oriente y Occidente. En esa época, Gibran había comenzado un nuevo trabajo en inglés, Lázaro y Su Amado, que estaba basado en una obra árabe suya, más temprana. Este libro era una dramática colección de cuatro poemas que recreaban la historia bíblica de Lázaro, el pedido por su alma y su reunión eventual con su compañero del alma.

En mayo de 1926, Mary se casó con el hacendado sureño Florance Minis. En ese entonces, el diario de Mary revela la percepción de Gibran con la escritura de “Jesús, el Hijo del Hombre.” Escribir la historia de Jesús había sido una ambición de toda su vida, especialmente el intento de hacer un retrato como nadie lo hubiera hecho antes. Gibran había rastreado la vida de Jesús, sin encontrar nunca uno que relatara el transcurso de la misma. Para Gibran, Jesús aparecía como humano actuando enentornos naturales, y a menudo había soñado sobre encuentros con su personaje ideal en el escenario natural de Bsharri. La imaginación de Gibran era alimentada por las historias nativas que había oído en Líbano sobre la vida y los actos de Jesús. En enero de 1927 Mary estaba revisando el libro, porque Gibran aún confiaba en su revisión antes de mandar sus obras a la imprenta.

Hacia 1928, la salud de Gibran comenzó a deteriorarse, y el dolor de su cuerpo debido a su estado nervioso empezó a aumentar, lo que lo llevó a buscar alivio en el alcohol. Ese mismo año, Gibran estaba pensando en la vida después de la muerte, y empezó a averiguar para comprar un monasterio en Bsharri, propiedad de la orden de los Carmelitas. En noviembre de 1928 “Jesús, el Hijo del Hombre” fue publicado y recibió buenas críticas de la prensa local, que se deleitó con el tratamiento que Gibran había dado al tema de Jesús. Para ese entonces, los círculos artísticos pensaron que era hora de honrar a Gibran; para 1929 cada sociedad buscó rendirle un tributo. Para honrar su éxito literario, una antología especial de los primeros trabajos de Gibran fue publicada por Arrabitah bajo el título “Al-Sanabil”.

En 1929, los doctores habían podido atribuir el empeoramiento de la salud de Gibran al agrandemiento de su hígado. Para evitar el tema de la enfermedad, Gibran ignoró todo cuidado médico, dedicándose en cambio a la bebida. Para distraerse, se concentró en un viejo trabajo sobre res dioses de la Tierra escrito en 1911. Este nuevo libro cuenta la historia de tres dioses de la tierra que ven el drama de una pareja que se enamora. Mary revisó el libro, que fue a imprenta a mediados de marzo de 1930.

Hacia 1930, el exceso de Gibran con la bebida para escapar de los dolores agravó su dolencia, y las esperanzas de terminar la segunda parte de El Profeta, “El jardín del profeta”, se desvaneció. Gibran reveló a Mary sus planes de construir una biblioteca en Bsharri y pronto le envió la última copia de su testamento. A May Ziadeh le reveló su miedo a la muerte admitiendo “Soy, May, un pequeño volcán cuya boca se ha cerrado.”

El 10 de abril de 1931 Gibran murió a la edad de 48 años en un hospital de Nueva York, abatido por el creciente cáncer de su hígado. Las calles de Nueva York estuvieron de vigilia por dos días en su honor, y se guardó luto en Estados Unidos y Siria. Su testamento dejó grandes cantidades de dinero a su país, porque quería que sus conciudadanos se quedaran en Siria y se desarrollaran allí en lugar de emigrar.Mary, Mariana y Henrietta atendieron el estudio de Gibran, organizando sus trabajos, ordenando libros ilustraciones y dibujos. Para cumplir el sueño de gibran, Marianna y Mary viajaron en julio de 1931 a Siria para enterrar a gibran en su pueblo natal de Bsharri. Al regreso de Gibran, el Ministro Libanés de Arte abrió el ataúd y honró su cuerpo con la condecoración de las Artes. Mientras tanto, Marianna y Mary comenzaron las negociaciones para comprar el monasterio carmelita que quería Gibran. Enero de 1932, el monsterio Mar Sarkis fue comprado y Gibran mudado a su lugar de descanso final. Por sugerencia de Mary, sus pertenencias, los libros que había leído, y algunos de sus trabajos e ilustraciones fueron embarcados posteriormente para proveer de una colección local al monasterio, que se volvió un museo sobre Gibran.

Con su muerte, Gibran fue elevado al lugar de un dios entre sus admiradores.

Compartir

Escuchanos por AM990


Video Destacado

Desarrollo web