الأرجنتين

الجمعية السورية الثقافية

Rivadavia 5581- C.A.B.A.- culturalsiria@gmail.com


: -
  
  
  

 

2- Líbano

El segundo ejemplo que me gustaría tratar es el de Líbano.

Sa’adeh, como ustedes saben, era nativo de Líbano. Nació en Dhur Shweir, un pueblo del distrito Metn, sobre Beirut. Fue en el Líbano, durante la Primera Guerra Mundial, que presenció el sufrimiento y la desesperación de su pueblo, despertándose en él la conciencia de la crisis nacional de su país. Es natural, entonces, encontrar al Líbano entre las prioridades de Sa’adeh.

Realmente, Sa'adeh respetó la entidad política de Líbano y entendió sus problemas reales. Pero no quiso que el país se desarrollara como una fortaleza auto-indulgente, aislada del resto de Siria. En uno de sus discursos memorables, dijo: "¿Qué quiere el libanés de su entidad? ¿Es tener luz mientras la región circundante sigue en la oscuridad? Si hay luz en Líbano, es esperable que esta luz se extienda a todo lo largo de la Siria natural. Podríamos aceptar tener nosotros luz en Líbano sin que el resto de nuestros compatriotas la comparta?.” Sa'adeh intentó en vano comunicar este mensaje. En cierto punto, dijo que su objetivo real era la unidad siria y no el desmembramiento del estado Libanés. Pero pocos entendieron lo que estaba diciendo, y de hecho pensaron que se estaba contradiciendo. El quería decir que cualquier unión entre Líbano y Siria debía ser precedida por un programa de intensa educación nacional, para superar las barreras psicológicas existentes. Tal educación tendría que ir más allá, señalando el tipo de problemas y contradicciones que prevalecían en Líbano. Tenía que consistir en hacer a los libaneses más conscientes de la cuestión nacional y su posición al respecto. Inevitablemente, esto llevaría a la disolución de Líbano como una entidad política separada, pero su re-incorporación a Siria no sería una cuestión de fusión o anexión, sino de unidad genuina.

 Sa'adeh no atacó el país que es Líbano, sino su sectario sistema político. Lo que él objetó era la preponderancia de intereses sectarios por encima del interés social más amplio del pueblo. Fue detestado y constantemente atacado por los líderes sectarios de Líbano, básicamente porque su pensamiento y sus penetrantes argumentos minaron el poder de éstos y expusieron lo que ellos realmente eran. Ya en 1920, Sa'adeh predijo una vida de miseria y degradación para Líbano por separarse del resto de Siria sobre unas bases completamente religiosas y sectarias. En el mismo acto de su creación, dijo, habían sembrado las semillas de su propia destrucción. La historia política de Líbano desde 1920 testifica claramente la exactitud del diagnóstico de Sa'adeh. Un analista ha comentado recientemente:

 “Líbano nunca ha tenido éxito realmente en superar las repercusiones de los eventos de 1920. Este fracaso se ha manifestado desde entonces en la tensión continua entre los cristianos y musulmanes en Líbano y entre Líbano y el mundo musulmán árabe, particularmente Siria. La guerra civil de 1958 y la de 1975-6… estaba arraigada en la expansión de las fronteras de Líbano.”

 Sa’adeh enfatizó el concepto de hermandad nacional en el que los libaneses puedan buscar la autorealización y la superación de sus miedos sobre la base de la unificación y de los principios seculares. ¿No es precisamente eso a lo que aspiran los libaneses hoy? ¿No es el principio de la hermandad nacional el ideal para la creación de un moderno estado democrático en Líbano? ¡Qué puede ser mejor que un sociedad donde el interés de toda la comunidad está por encima de todo otro interés? Hoy todos podemos abrigar esperanzas en el hecho de que, luego de muchos años de abandono, el pueblo libanés está volviendo a Sa’adeh. También el Estado Libanés está cambiando sus puntos de vista, si bien no con la velocidad que uno desearía.

Mas leídos

Escuchanos por AM990


Video Destacado

Desarrollo web