الأرجنتين

الجمعية السورية الثقافية

Rivadavia 5581- C.A.B.A.- culturalsiria@gmail.com


: -
  
  
  

POR DR. EDMOND MELHEM
Sa’adeh escribió con pasión y compromiso sobre la identidad, la vida y la cultura sirias.

Elogió a los escritores y poetas que mostraron autenticidad y creatividad en sus obras y que trataron temas relacionados con la vida nacional siria, expresivos de la mentalidad y de los ideales sirios.

Al mismo tiempo, condenó a los poetas que recurrieron a la imitación, reproduciendo lo “viejo” con cambios menoreso o copiando a otros sin el debido reconocimiento. Incluso criticó a los que enfocaron sus mentes en temas ajenos, que reflejaban mentalidades extranjeras y que eran irrelevantes para la vida nacional siria y para su historia y sus elevados ideales. Como sostuvo: “basarse en temas ajenos (occidentales) no crearía una literatura especial para una sociedad distinta por sus propias características”.*1

En su relato breve “Una tragedia de amor” (A love tragedy), Sa’adeh condenó a los poetas sirios por ser imitadores cantando para camellos, lo que consideraba que ni era un hábito de su pueblo ni una manifestación de su civilización. De forma similar, criticó a los escritores por llamar a la tierra al-Batha’ and al-Ghabra, términos que los árabes de la Península usaban para nombrar su tierra llana, arenosa y árida, diferente de la tierra montañosa y verde de Siria. Concluyó: “la imitación cegó su visión y les impidió ver la realidad.”*3

A Sa’adeh le dolía ver a la nación siria afligida por mucho problemas por los cuales hacía a los escritores grandemente responsables. La mayoría de los escritores sirios, de acuerdo con él, eran culpables del desorden espiritual e intelectual que existía en la nación. Como sostuvo:

“El caos en el campo de la literatura y la confusión de los académicos comparte una gran parte de la responsabilidad por la precariedad mental, confusión intelectual y resquebrajamiento espiritual que existe en mi nación.”*4

Sa´adeh etiquetó a estos escritores como "estudiosos de la confusión y la tontería" y culpó a algunos de ellos de ensanchar las divisiones sectarias entre los inmigrantes sirios en lugar de propagar principios de armonía, paz y unidad. Para él, la mayoría de ellos era "comerciantes de la literatura" cuyo comercio era una literatura reaccionario y convencional, que sólo buscaban eternizar sus nombres y satisfacer sus egoísmos . En este sentido dijo:*5

“La desintegración de los lazos nacionales y sociales y la tendencia de los niños sirios, nacidos en su nueva tierra, de descuidar el aprendizaje de nuestro lenguaje nacional árabe y odiar ser identificados con su país nativo, fueron en su mayoría causados por este grupo de escritores. Estos buscaron la locura de la inmortalidad egoísta (megalomanía), en vez de elevar a su pueblo y promover la vida de las nuevas generaciones. ”

Sa’adeh agregó:

El dolor me estimuló a aprovechar cada oportunidad de llamar la atención de los escritores (sirios) con quienes hago contacto, a describir la literatura siria, su estado miserable y el daño ultrajante por ella sufrido, así como a guiarlos hacia las grandes causas y propósitos de la vida, y hacia las ambiciones de la mentalidad siria en el curso de la historia.”*7

Al-Usbah al-Andoulissyya

Tal oportunidad se le presentó a Sa’adeh en enero de 1939 cuando tres miembros de al-Usba al-Andoulissyya” (la Liga Andoulissiana), incluído el editor de la revista mensual de la Liga, al-Usba, visitaron a sa’adeh y conversaron con él sobre literatura y poesía. La Liga había sido formada en Sao Paulo en 1933 como una sociedad cultural y literaria con el objetivo de reunir a los escritores árabes en Brasil y crear un sentimiento de hermandad entre ellos .*8

Esta asociación no fue genuina y efectiva como lo fue su contraparte al-Rabitah al-Qalamiyyah de Norteamérica. Como apuntó R. Ostle, “los poetas árabes en Latinoamérica no formaron un genuino movimiento literario o escuela de la forma en que lo hicieron los miembros de la “Pen Association” en Brooklyn.” Los poetas árabes en Norteamérica se enfrentaron a un mundo completamente diferente. Vivían en un país liberal y dinámico que los obligaba a elevarse a sus estándares. Fueron influenciados por la literatura occidental –especialmente norteamericana-, pero también tuvieron un ambiente cultural diferente. Muchos de ellos tuvieron una educación misional cristiana en sus países de origen. Su educación especial debe haber jugado un rol importante en sus ideas. Como sostuvo S. Moreh, “usaron estrofas en la mayoría de sus trabajos, y al mismo tiempo tuvieron una visión “filosófica” del mundo, expresando profundos sentimientos religiosos y usando significados dramáticos para transmitir sus ideas.” Los poetas latinoamericanos, por otro lado, hicieron menos esfuerzos por abrirse de la tradición árabe. Rashid Salim al-Kuri, por ejemplo vió “cualquier desviación de los altos estándares de lo clásico árabe como un signo de pérdida de fe en el arabismo y en los árabes.” Más aún, el estándar cultural de su nuevo ambiente estaba menos desarrollado que el de los estados Unidos, donde sus hermanos no pudieron evitar caer bajo la influencia cultural del Occidente. Además entre ellos no había una personalidad principal, como Jibran o Naimy, que dejaran su impronta en su obra.

Sa’adeh preguntó a sus visitantes sobre los principales objetivos detrás de la formación de “al-Usba al-Andoulissyya” y si había una meta común o una doctrina literaria que reuniría a todos sus miembros y unificaría sus diversas actitudes. Lo que llevó a Sa´adeh a hacer esta pregunta fue la clara diversidad de los puntos de vista de sus miembros como se reflejaba en al-Usba. Rabia´ah Abi Fadel resume esta situación:

No había un común denominador entre sus miembros, como en el caso de al-Rabitah al-Qalamiyyah; ni había uniformidad de perspectivas. Al contrario, cada miembro de la sociedad tenía sus propias creencias y opiniones. Algunos estaban versados en cultura árabe y en otras culturas, como era el caso de al-Ma´alifa; otros conocían el árabe común, como al-Qarawi, y algunos no podían leer correctamente los Salmos de david, como Elías Farhat, porque no tenían la suficiente habilidad en el lenguaje.*12

Sumado a esta situación, los miembros de la Liga se enzarzaron en debates políticos y religiosos ignorando su estatuto, el cual prohibía explícitamente cualquier identificació o discusión política, religiosa o regional. Como comenta Rabia’ah Abi Fadel:

“Sus miembros se contradecían: por un lado, sostenían que al-Usba era un foro completamente literario y, de hecho, se habían esforzado por demostrar las calidades artísticas de la literatura, sin un esquema o plan definido; por otro lado, tomaron parte activa en batallas políticas y desplegaron algún grado de intolerancia religiosa, a pesar de las teorías que proclamaban en cuanto a tolerancia, apertura y cultura.” *13

En todo caso, de sus respuestas Sa’adeh dedujo que no había ninguna doctrina ni elevado propósito entre los miemrbos de al-Usba al-Andoulissyya. De acuerdo con esto, comentó sobre la significación de tener un objetivo común y sublime que llevaría a la Liga a mejorar la decadente literatura siria. Si bien sus visitantes fueron impresionados por sus puntos de vista sobre la literatura, permanecieron indiferentes. Uno de ellos dijo más tarde: “al-Zaim (Sa’adeh) es un excelente comunicador.” Esta opinión no gustó a Sa’adeh; es más, lo desilusionó. Este estudioso, atacó Sa’adeh, “enfocó su atención en las características del comunicador, en vez de enfocarse en sus puntos de vista.” Fue entonces cuando Sa’adeh se dio cuenta de cuán importante era embarcarse en un estudio más profundo de la literatura. Como sostuvo: “Me sentía cada vez más motivado por una fuerte necesidad de acometer un estudio de la literatura, de su misión y sus características, que era lo que Siria necesitaba.” Este estudio apareció en 1942, cuando sa’adeh comenzóa publicar sus puntos de vista literarios en una serie de artículos en los que criticaba a prominentes poetas y hombres de letras. Estos artículos fueron reunidos posteriormente en un libro titulado “La lucha intelectual en le literatura siria” (“The intelectual struggle in sirian literature”).

 

*1-Sa´adeh, Antun. al-Sira’ al-Fikri fi al-Adab al-Suri (Intellectual Struggle in Syrian Literature), op. cit., p. 50. *2-Ibid., p. 146.
*3-Citado en Rabia´ah Abi Fadel Antun Sa´adeh: The Mahajari Scholar and Critic, op. cit., p. 111.
*4-Sa´adeh, Antun. al-Sira’ al-Fikri fi al-Adab al-Suri (Intellectual Struggle in Syrian Literature), op. cit., p. 215. *5-Hayder Hajj Isma’il, Hayder. The History of the Party [SSNP] Through the Sufferings of Sa´adeh: - Parte II, op. cit., p. 97.
*6-Citado en ibid., p. 97.
*7-Ibid.
*8-Michael Ma´alouf fue el primer presidente de la liga. El poeta Rashid Salim al-Kuri lo siguió luego de un período de un año y medio, quien fue posteriormente sucedido por Shafiq Ma’alouf quien siguió en el puesto hasta que la Liga se disolvió. Citado en Rabia´ah Abi Fadel “Antun Sa´adeh: The Mahajari Scholar and Critic”, op. cit., p. 25.
*9-R.C. Ostle “The romantic Pots”, en M.M. Badwai (ed.). Modern Arabic Literature, Cambridge: University Press, 1992, p. 108.
*10-S. Moreh, Modern Arabic Poetry 1800 – 1970, Leiden: E.J. Brill, 1976, P. 85.
*11-M. M. Badawi, A Critical Introduction to Modern Arabic Poetry, Cambridge: Cambridge University Press, 1975, p. 197.
*12-Ibid., p. 25.
*13-Ibid.
*14-Sa´adeh, Antun. al-Sira’ al-Fikri fi al-Adab al-Suri (Intellectual Struggle in Syrian Literature), op. cit, p. 216. *15-Ibid.
*16-Ibid.

Compartir

Escuchanos por AM990


Video Destacado

Desarrollo web